Mi historia en el Campeonato Mundial de Remo 2020

París, 18:55 horas del 7 de febrero de 2020
SIÉNTETE LISTO
ATENCIÓN
HILERA

remoPara todos aquellos que nunca lo han hecho competición de remo, estas tres palabras dicen poco o nada, pero para todos los demás, y en particular para mí, significan el inicio de una carrera y en este caso son los 500m de la Campeonato del Mundo de Remo 2020.

Antes de hablar de este momento, me gustaría contarles el camino que me llevó a París.

MI PREPARACION

Todo empezó al final SEPTIEMBRE cuando mi amigo Daniel me dice:

Javi, vamos a París para el campeonato mundial… ¿Qué haces?

De nada sirve escribirte mi respuesta….
Para OCTUBRE inmediatamente busco vuelos y encuentro el hotel y decido participar solo en la carrera de 500m, y no en la de 2000m por varias razones, pero la principal ciertamente está ligada a la preparación de la carrera ya que los 500m son más fáciles de preparar que los 2000m (también escribí un artículo al respecto).

Entonces, hacia mediados de octubre, comienzo mi preparación, tratando de hacer coincidir los entrenamientos de remo con los de CrossFit® y BikeERG y claramente con mi vida privada y laboral.

¡No fue nada fácil!

Finalmente encuentro el cuadrado del círculo, entrenando unas cuantas veces antes de las clases de CrossFit® con Remo y dedicando 2 entrenamientos a la semana al BikeERG.

Ejecutando la semana más o menos así:

lunes martes miércoles jueves viernes sábado domingo
Remo + CrossFit® Remo Remo + CrossFit® BikeERG Remo BikeERG DESCANSAR

Sin siquiera darse cuenta, faltaban 30 dias a la carrera y todo iba muy bien… tanto en las sesiones de Remo como en las sesiones de BikeERG alcancé los objetivos que me había marcado, los entrenamientos de CrossFit® se desarrollaron bien hasta aproximadamente 10 días de la carrera me da gripe… segunda vez en mi vida, y no añado nada más.

La querida gripe (no fue coronavirus… al menos eso creo) me obliga a acostarme y cuando me recupero me faltaban días a la carrera.
El 2 de febrero, Decido hacer una prueba de 1 minuto para entender en qué condición me encontraba y me doy cuenta de que mejorar mi 1: 23,7 personal era una utopía.

05:50 am del 6 de febrero Me despierto para finalmente comenzar el viaje que me llevará a los campeonatos del mundo.

Día de la carrera

17:00 El 7 de febrero llego al estadio Pier de Coubertin e inmediatamente voy a recoger mi carnet, me desvisto y todo emocionado me siento en las gradas a disfrutar del espectáculo.

Son las 18:00, así que queda aproximadamente 1 hora para mi carrera, decido ir a calentar y entrar en la sala de «calentamiento» donde habrá más de 100 remeros y más de 200 personas, les dejo imaginar el «Aroma de esa habitación».

Empiezo a calentar frente a campeones olímpicos, el record man de los 500m pasa a mi lado con un tiempo de 1: 10.5, que para los que no saben quién es se llama Phil Clapp.

Si volviste a leer el artículo después de ver su perfil de IG, te puedo asegurar que de cerca es aún más grande !!!

Las 18:50, de nuevo sin darme cuenta, me encuentro caminando hacia el número de la máquina de remo 78.

París, 18:55 horas del 7 de febrero de 2020
SIÉNTETE LISTO
ATENCIÓN
HILERA

Aquí el video de la Carrera de 500 m

Empiezo a remar intentando bajar la media lo antes posible: para los primeros 10 tirones todo bajo control, entonces… .. empiezo a perder el control de todo, mi cuerpo se pone en piloto automático y mi cerebro adicto a la adrenalina se disocia del cuerpo.

Cuando faltan 300 metros, recobro la conciencia por un momento y veo que la media por encima de los 500m empeora… luego de nuevo la oscuridad (¡Y cuando digo oscuro quiero decir que no recuerdo lo que hice!).

Mi cerebro se vuelve a encender cuando faltan 80 metros, donde solo pienso en intentar acortar el carro pero no siento mis piernas ni mis brazos, pero no siento el cansancio, no controlo mi respiración, yo no tengo dolor muscular, simplemente me siento «ligero» Y luego mis ojos ven esto…

remo
Así que finalmente después de 4 meses de entrenamiento, pensamientos, ansiedades, me encuentro frente al monitor y solo pienso en el tiempo de mierda que hice !!!!

Es realmente cierto… la emoción te juega una mala pasada.
Los campeonatos del mundo han sido una experiencia única, que me ayudará a afrontar las próximas carreras de una forma menos emotiva, o al menos eso espero.

Entradas relacionadas

[pt_view id="6fdbccbnfc" cat="GET_CURRENT"]

Deja un comentario