Recuperación activa: que es y como gestionarla

Quien nunca ha sentido esos molestos dolores post-entrenamiento (las infames agujetas) después de comenzar una nueva actividad física o un WOD intenso, ¡levante la mano! De hecho, hay días en los que nuestros músculos son tan sensibles que realmente duele moverse correctamente. Este es el famoso dolor muscular tardío.

En estos días es muy difícil encontrar el coraje y la fuerza para afrontar otra sesión de entrenamiento, ¿no? El cuerpo parece estar pidiendo descanso. Pero entonces, ¿Cómo solucionar este dilema? ¿Es mejor descansar o no darse por vencido?

¡En este artículo intentaremos explicar la recuperación activa y cómo manejar los días en los que se sienten dolores musculares!

RECUPERACIÓN VS DESCANSOrecuperación activa

Puede que te sorprenda descubrir que hay una diferencia entre descanso y recuperación. Lo que tienen en común es que ambos son clave para mejorar el rendimiento de un atleta.

El descanso generalmente está relacionado con el sueño y el ocio, sin entrenamiento ni actividad física. La recuperación está asociada a técnicas y acciones dirigidas a maximizar la recuperación del cuerpo en su conjunto.

Tenga en cuenta que la definición de recuperación no se trata solo de la reparación muscular, también implica la restauración del equilibrio químico y hormonal del cuerpo, el estado mental y muchos otros aspectos.

¿QUÉ ES LA RECUPERACIÓN ACTIVA?

La recuperación activa consiste en la realización de ejercicios de baja intensidad, como correr ligeramente, pedalear ligeramente, remar a baja intensidad o nadar, justo después de un entrenamiento intenso o una carrera.

El principal objetivo de la recuperación activa es mejorar el flujo sanguíneo del cuerpo aumentando el suministro de oxígeno y nutrientes al cuerpo, especialmente a los músculos.

De esta forma, habrá una aceleración de la regeneración y restauración del equilibrio del cuerpo. Además, los ejercicios de recuperación activa también ayudan a eliminar los componentes responsables de la fatiga y el daño muscular.

Por estos motivos, la recuperación activa juega un papel importante en la reducción de los síntomas del dolor muscular tardío (DMT), algo familiar para los profesionales en actividades de alta intensidad, como CrossFit.

CUÁLES SON LOS MEJORES OCUPACIONES ¿PARA LA RECUPERACIÓN ACTIVA?

Como se explicó anteriormente, todas las actividades de baja intensidad pueden ayudar con la regeneración muscular. Los hay de varios tipos y pueden variar según el gusto personal de cada deportista. Los más frecuentes son:

  • Yo nadorecuperación activa
  • Funcionamiento ligero
  • Andar
  • Pilates
  • Yoga
  • Remo

El objetivo no es empujar, sino ayudar a que los músculos vuelvan a su estado normal, aliviando el estrés y toda la presión ejercida durante el entrenamiento anterior. Al hacerlo, los hacemos más fuertes y tonificados, listos para volver a la normalidad.

Sin embargo, este tipo de recuperación no elimina la importancia del descanso. Los días de descanso total son imprescindibles y hay que respetarlos, como ya hemos comentado en este artículo.

Después de una sesión de entrenamiento en la que te esfuerzas hasta el límite, tus músculos seguirán trabajando incluso después de que termines el ejercicio, esto se llama después de quemar. Por lo tanto, si vuelves a entrenar, es probable que aún se estés recuperando de la primera sesión y esto no ayudará a ganar masa muscular.

En conclusión: el descanso es tan útil como un día en el garaje, pero si realmente no quieres parar… bueno, al menos elige hacer un descanso activo. ¿Entiendes ahora?

Entradas relacionadas

[pt_view id="6fdbccbnfc" cat="GET_CURRENT"]

Deja un comentario